Archivo de la etiqueta: Roberto Carreras

MANIFIESTOOOOOOO

Menuda la que se ha liado con el famoso Manifiesto, mi Twitter está que echa humo, mi agregador de RSS también, no se habla de otra cosa, incluso en las noticias. Y desde ya manifiesto que me parece exagerada la reacción que ha provocado un anteproyecto de ley.

Exagerado todo: el temor de los autores a la red, el tono y contenido del manifiesto, muchas de las declaraciones que he oído estos días, el número de apoyos que ha suscitado el manifiesto, la postura del PP!!! Todo me deja un poco atónito.

Para poder interpretar y analizar todo lo que ocurría, empecé por leerme el Anteproyecto de Ley de Economía Sostenible (sí, enterito), sobre todo la famosa disposición motivo de discordia, que reza así:

Disposición final primera. Modificación de la Ley 34/2002, de 11 de julio,
de Servicios de la Sociedad de la Información y del Real Decreto
Legislativo 1/1996, de 12 de abril, por el que se aprueba Texto Refundido
de la Ley de Propiedad Intelectual para proteger la propiedad intelectual
frente a la piratería en internet.


Uno. Se introduce una nueva letra e) en el art. 8.1.de la Ley 34/2002 de
Servicios de la Sociedad de la Información con el siguiente tenor:
e) La salvaguarda de los derechos de propiedad intelectual.
Dos. Se introduce un nuevo apartado segundo del artículo 8 Ley 34/2002 de
Servicios de la Sociedad de la Información, con renumeración correlativa de los
actuales 2, 3, 4 y 5
2. Los órganos competentes para la adopción de las medidas a que se refiere
el apartado anterior, con el objeto de identificar al responsable del servicio de la
sociedad de la información que está realizando la conducta presuntamente
vulneradora, podrán requerir a los prestadores de servicios de la sociedad de la
información la comunicación de los datos que permitan tal identificación a fin de
que pueda comparecer en el procedimiento. Los prestadores estarán obligados
a facilitar los datos de que dispongan.
Tres. Se introduce una Disposición Adicional quinta en el Texto Refundido de
la Ley de Propiedad Intelectual, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1996,
de 12 de abril con la siguiente redacción:
El Ministerio de Cultura, en el ámbito de sus competencias, velará por la
salvaguarda de los derechos de propiedad intelectual frente a su vulneración
por los responsables de servicios de la sociedad de información en los términos
previstos en los artículos 8 y concordantes de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de
Servicios de la Sociedad de la Información.
Cuatro. Se modifica el art. 158 del Texto Refundido de la Ley de Propiedad
Intelectual, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril con la
siguiente redacción:, que pasa a tener la siguiente redacción:
“Artículo 158. Comisión de Propiedad Intelectual
1. Se crea en el Ministerio de Cultura, la Comisión de Propiedad Intelectual,
como órgano colegiado de ámbito nacional, para el ejercicio las funciones de
mediación y arbitraje y de salvaguarda de los derechos de propiedad intelectual
que le atribuye la presente Ley.
2. La Comisión actuará por medio de dos Secciones.
La Sección Primera ejercerá las funciones de mediación y arbitraje que le
atribuye la presente ley.
La Sección Segunda velará, en el ámbito de las competencias del Ministerio de
Cultura, por la salvaguarda de los derechos de propiedad intelectual frente a su
vulneración por los responsables de servicios de la sociedad de información en
los términos previstos en los artículos 8 y concordantes de la Ley 34/2002, de
11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información.
3. Corresponde a la Sección Primera el ejercicio de las funciones de mediación
y arbitraje de acuerdo con las siguientes reglas:
1º. En su función de mediación:
a. Colaborando en las negociaciones, previo sometimiento de las partes,
para el caso de que no llegue a celebrarse un contrato, para la
autorización de la distribución por cable de una emisión de radiodifusión,
por falta de acuerdo entre los titulares de los derechos de propiedad
intelectual y las empresas de distribución por cable.
b. Presentando, en su caso, propuestas a las partes.
Se considerará que todas las partes aceptan la propuesta a que se refiere el
párrafo anterior, si ninguna de ellas expresa su oposición en un plazo de tres
meses. En este supuesto, la resolución de la Comisión surtirá los efectos
previstos en la Ley 36/1988, de 5 de diciembre, de Arbitraje, y será revisable
ante el orden jurisdiccional civil.
La propuesta y cualquier oposición a la misma se notificará a las partes, de
conformidad con lo dispuesto en los artículos 58 y 59 de la Ley 30/1992, de 26
de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del
Procedimiento Administrativo Común.
El procedimiento mediador, así como la composición de la Comisión a efectos
de mediación, se determinarán reglamentariamente, teniendo derecho, en todo
caso, a formar parte de la misma, en cada asunto en que intervengan, dos
representantes de las entidades de gestión de los derechos de propiedad
intelectual objeto de negociación y otros dos de las empresas de distribución
por cable.
2º. La Comisión actuará en su función de arbitraje:
a. Dando solución, previo sometimiento de las partes, a los conflictos que,
en aplicación de lo dispuesto en el apartado 1 del artículo anterior,
puedan producirse entre las entidades de gestión y las asociaciones de
usuarios de su repertorio o entre aquéllas y las entidades de
radiodifusión. El sometimiento de las partes a la Comisión será
voluntario y deberá constar expresamente por escrito.
b. Fijando una cantidad sustitutoria de las tarifas generales, a los efectos
señalados en el apartado 2 del artículo anterior, a solicitud de una
asociación de usuarios o de una entidad de radiodifusión, siempre que
éstas se sometan, por su parte, a la competencia de la Comisión con el
objeto previsto en el párrafo a de este apartado.
3º. Reglamentariamente se determinarán, para el ejercicio de su función de
arbitraje, el procedimiento y composición de la Comisión, teniendo derecho, en
todo caso, a formar parte de la misma, en cada asunto en que intervengan, dos
representantes de las entidades de gestión y otros dos de la asociación de
usuarios o de la entidad de radiodifusión.
La decisión de la Comisión tendrá carácter vinculante y ejecutivo para las
partes.
Lo determinado en apartado se entenderá sin perjuicio de las acciones que
puedan ejercitarse ante la jurisdicción competente. No obstante, el
98
planteamiento de la controversia sometida a decisión arbitral ante la Comisión
impedirá a los Jueces y Tribunales conocer de la misma, hasta tanto haya sido
dictada la resolución y siempre que la parte interesada lo invoque mediante
excepción.
4. Corresponde a la Sección Segunda el ejercicio de las funciones previstas en
los artículos 8, 11 y concordantes de la Ley 34/2002, para la salvaguarda de los
derechos de propiedad intelectual frente a su vulneración por los responsables
de servicios de la sociedad de información.
Reglamentariamente se determinarán la composición y funcionamiento de la
Sección y el procedimiento para el ejercicio de las funciones que tiene
atribuidas.
Lo dispuesto en este apartado se entiende sin perjuicio de las acciones civiles
o penales que, en su caso, pudieran corresponder a los titulares de los
derechos de propiedad intelectual.

Vaya por delante que de la redacción del texto la primera idea que se desprende es que los derechos de autor y la sociedad de la información son dos conceptos antagónicos y en perpetua confrontación. Y es así porque en mi opinión un buen número de autores y creadores no han sabido ver la red como una oportunidad de negocio, como una cauce de distribución y difusión de su obra, sino que se han atrincheradon en una postura errática de considerar la red como la fuente de todos sus males, como una fuente de piratería que les está robando el pan, y ahí reside gran parte del problema.

Pero de ahí a considerar que esta disposición desata una caza de brujas, convierte al Ministerio de Cutura en poco más que la Stasi y a España en una mezcla de Cuba y China, es llevar las cosas demasiado lejos.

También entiendo que todo lo que tenga que ver con Ángeles Sinde, muy cercana a los ultramontanos postulados de la SGAE va a encontrar el rechazo de la red, y sin embargo no entiendo como unas manifestaciones suyas mucho más graves que este anteproyecto – en las que insinuaba que se barajaría la opción de limita la banda de internet como medio de lucha contra la piratería – algo bajo mi punto de vista simplemente insultante, no encontraron el rechazo que ahora aflora.

Pero el alarmismo no juega a favor de nadie, salvo del PP, que las pilla al vuelo y cambia de chaqueta a la primera de cambio, apoyando oportunamente las tesis del Manifiesto en pro de la libertad individual tras haber votado en el Parlamento Europeo a favor de una directiva que iba en dirección contraria a lo defendido ahora. tan consecuentes como de costumbre. No les hagamos la cama, César, Rosa, Ion… que sólo nos faltaba.

¿Y qué dice David Cierco de todo esto? Pues leedlo vosotros mismos, pero a mí me parece bastante lógico y consecuente, como es habitual. Y su llamada al consenso, oportuna y necesaria.

También me remitiré al blog Cosecha del 66 que da un punto de vista diferente y sensato sobre el tema.

En fin, que las  aguas vuelvan a su cauce, que se dialogue y discuta, que para eso estamos en un anteproyecto de ley, que no se saquen las cosas de quicio y que se escuchen todos los puntos de vista, que a veces la red y sus integrantes, en su defensa acérrima de el libre flujo de información, son los menos dados a dejarse empapar.

Y para acabar, desde aquí felicito de nuevo a Roberto Carreras y a toda la gente que está detrás de Innosfera por lo interesante y amena que resultó la segunda convocatoria de este foro celebrada ayer, y tras el cual tuve la ocasión de charlar con un montón de gente maja e interesante.

Auguro muchas innosferas de aquí en adelante! Feliz Puente!

Anuncios

Dignificando las Relaciones Públicas

A veces se dan este tipo de casualidades. Estás pensando en escribir un post sobre un tema en conncreto, cuando de repente en tu Google Reader o vía Twitter (tal es el caso) te topas con un post similar o que tiene que ver con el tema del que pensabas escribir.

Anoche terminé el documento de presentación de la estrategia de comunicación 2.0 para Grupo Moby (documento que una vez presentado subiré a SlideShare por si a alguien le puede servir).

Precisamente en este documento recojo una reflexión que ha ido planeando sobre mi cabeza a medida que lo iba preparando, y es la gran similitud que tiene la labor de Social Media Manager (o Community Manager) con la de Relaciones Públicas, en el sentido amplio y “profesional” del mismo.

Obviamente han cambiado los entornos, las tecnologías, las herramientas, los patrones de comunicación, pero en el fondo, los objetivos que persiguen ambas labores son muy similares: establecer un clima de confianza entre la empresa y sus diferentes públicos mediante la implementación y gestión de canales de comunicación bidireccionales, que contribuyan a facilitar los objetivos empresariales y generen buena reputación.

Visto así, cuando se trate de explicar qué es lo que haces a alguien profano en la materia, decir que eres una especie de Relaciones Públicas online va a ser una buena solución (si no quieres liarte ni meterte en camisa de once varas explicando qué es la web 2.0, la web social, etc.).

Algunas de las funciones más relevantes que recojo como propias del Social Media Manager en el documento que presento mañana son las de dinamizar, detectar oportunidades de negocio, generar conocimiento, dialogar, escuchar, observar… funciones todas ellas que bajo mi punto de vista también son propias del Relaciones Públicas de toda la vida.

En estas reflexiones andaba yo cuando esta mañana me he topado precisamente con un nuevo post en el blog de Roberto Carreras titulado precisamente Los Social Media, una obligación para las Relaciones Públicas. En él, Roberto repasa los cometidos que tradionalmente han tenido los profesionales de las Relaciones Pública (tan injustamente confundidos con meros repartidores de flyers) y cómo hoy en día éstos tienen que valerse de los Social Media para llevar a cabo su trabajo. Pero no porque haya cambiado su cometido, sino porque la aparición de nuevas herramientas, y por ende, de nuevas formas de comunicarse e interrelacionarse, obligan a ello.

Por ese motivo, coincido 100% con él cuando dice que no vale con abrir una página en Facebook y un perfil de Twitter de nuestra empresa o cliente. Se necesita todo el background, experiencia y sentido común que da la profesión para utilizar las nuevas herramientas de la web 2.0 de una manera adecuada y pertinente. Y aún así, mucho de lo que hacemos es ensayo-error.

Todo esto me lleva a una inquietud, creo que compartida de una manera velada por Rafael P. Campoamor en un post del pasado 17 de agosto. Y es que si ya antes de la irrupción de la web 2.0, había mucho intrusismo y falta de profesionalidad en el sector de la comunicación empresarial, con lo fácil que es abrir una cuenta en Twitter o un blog corporativo, cada vez más gente sin experiencia ni formación en comunicación se creerá capacitada para desarrollar labores de Relaciones Públicas de una manera profesional.

Toca, por tanto, seguir rereivindicando y reputando la profesión, que no todos somos cantamañanas ni cancamuseros.