Archivo de la etiqueta: Ciudadano Apestado

blogs: el quinto poder

Recientemente leía en El País una noticia un tanto inquietante en la sección de Internet. Bajo el titular “Coto a la publicidad en los blogs” el artículo se hacía eco de la iniciativa de la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos por la que se obligará a los blogueros a declarar los regalos o pagos en efectivo que reciban por parte de empresas y anunciantes, de modo que pueda considerarse un patrocinio.

No cabe duda de que en los últimos años la influencia de la blogosfera ha crecido de manera exponencial en prácticamente todos los ámbitos de la vida. El número de personas que recurre a blogs para obtener información sobre un destino turístico, un hotel, un producto, un servicio, un proveedor, un candidato político, un experto en finanzas… es cada vez mayor.

Así mismo, el número de blogs crece día a día, habiéndose convertido en un recurso web muy accesible y al alcance de todo el mundo. Las temáticas son tan diversas como los propios intereses humanos, y su alcance se ve multiplicado con un cada vez mayor difusión a través de plataformas como Facebook o Twitter.
reasons-why-blog-606x358

Tendemos a conceder mayor credibilidad a otra persona como nosotros, a un igual, a un  individuo corriente que comparte sus experiencias y que nos aconseja en base a éstas, que a un medio de comunicación sobre el que siempre va a recaer la sospecha de un interés comercial oculto. Y precisamente la blogosfera ha facilitado hasta límites insospechables ese acceso a todo tipo de información de primera mano de gente como nosotros.

Eso lo saben bien las empresas. Yo mismo he contado aquí en alguna ocasión como considero la blogosfera como uno de los ámbitos de actuación primordial en la estrategia 2.0 de Grupo Moby, no sólo el rastreo de ésta sino también el contacto continuado con blogueros influyentes en nuestro ámbito de actividad.

Ejemplos de bloguers que han llegado a convertirse en prescriptores de influencia inusitada, superior a la de cualquier medio de comunicación hay muchos. Quizás el más famoso y polémico es Perez Hilton, la estrella del gossiping bloguero, cuyas mordaces y deslenguadas opiniones sobre un disco o sobre una película puede echar por tierra y hacer que fracasen en cuestión de minutos determinados lanzamientos. O todo lo contrario. Por ello las discográficas se apresuran en presentarle en exclusiva sus lanzamientos y es ya un habitual de la alfombra roja en toda gala que se precie – Emmys, Grammys, MTV Awards…., recibiendo el tratamiento de auténtica celebrity en toda regla.

Como es lógico, cuando estos blogueros alcanzan determinada proyección se convierten en líderes de opinión relevantes y por tanto en bocado suculento para anunciantes. Y empiezan a recibir invitaciones para que escriban sobre sus productos, a cambio de contrapartidas, como puede ser la primicia y regalo del producto en sí mismo, pero también en ocasiones puede haber retribuciones dinerarias.

Y entiendo que es aquí donde empieza la preocupación de la Comisión Federal de Comercio, preocupación que bajo mi punto de vista debería ser la misma que la que deberían mostrar por las menciones que desde tiempo inmemoriable han venido haciendo los medios de comunicación de cualquier producto o servicio. Cuando leemos una crítica de un disco en el EP3, o cuando escuchamos una notica en la radio sobre el lanzamiento de un libro o sobre el estreno de una película… ¿no hay acaso una también detrás una maquinaria de relaciones públicas y de gabinete de medios para conseguir que dichos medios se hagan eco de nuestro producto? ¿y no hay muchas veces una contraprestación evidente como el regalo del propio producto y tantas veces, intercambios publicitarios? De todos es sabido que en un editorial de moda de una revista, difícilmente va a aparecer un producto de una marca que no sea a la vez anunciante de esa revista. Esto ha funcionado así desde que el mundo es mundo.
Por eso en mi opinión, el tratamiento o eventual legislación que se aplique a la blogosfera no debería diferir del que se aplique a los medios de comunicación. Es más, creo que además cualquier tipo de injerencia administrativa está abocada al fracasso, pues las formas de evadirla serán tantas que difícilmente se podrá comprobar la presunta relación entre un anunciante interesado y un bloguero.

Además, al final lo que prevalecerá es el propio contenido de ese blog, y difícilmente se convertirá en referencia un blog en el que los intereses comerciales sean muy evidentes y transmita poca objetividad (al menos en lo que a fuente de información y consulta se refiere).

Por otro lado, el blog me resulta muy interesante como arma al alcance del ciudadano para protestar, y en este sentid, son cada vez más frecuentes los blogs de denuncia social y ciudadana. Debido a mi cruzada Ciudadano Apestado, especialmente interesantes me resultan los que tienen como objeto la denuncia del deterioro medioambiental y de la situación de suciedad de  nuestras calles.

Ya en su día comenté aquí la repercusión del blog de la plataforma Lavapiés no Pasa, que fue el vehículo que aglutinó todas las iniciativas vecinales. Hace poco conocía otro fotoblog de denuncia de la suciedad que se acumula en torno a los contenedores de la calle Ave María en Lavapiés: Tengo una basurada.

Me gustaría saber qué atención prestan las administraciones a este creciente fenómeno de denuncia, si es que prestan alguno, que verdaderamente lo dudo. En pleno auge del Open Government, la voz del ciudadano debería ser cada vez más relevante en la toma de decisiones, y  hoy en día se dan las herramientas y canales propicios para que esto ocurra: no sólo a través de blogs, sino también de redes sociales de todo tipo en las que cada vez es más frecuente encontrar grupos orquestados en torno a un causa de tipo reivindicativa. De esto hablaba precisamente el último post de Ion Antolín en su blog, haciendo precisamente referencia a Ciudadano Apestado.

Así que por concluir, seguiremos hablando de la blogosfera mucho mucho tiempo.

Acabo este post con música, pues anoche tuvo lugar una Sesión Myspace en la sala Ochoymedio (curiosamente sala que dio nombre al primer blog que tuve) a cargo del grupo porteño Miranda. No voy a entrar en crítica musical sobre el concierto en sí, pero sí hablaré de lo poco atinado de la mecánica para acceder a la sesión.

Las Sesiones Myspace son gratuitas y el único requisito para entrar es agregar a Sesiones Myspace como amigo en tu perfil de Myspace e imprimir el perfil para poder acreditarlo en la puerta de la sala. No deja de sorprenderme que una de las empresas más representativas del universo 2.0, siga recurriendo a un método tan rudimentario y poco eficaz a la vista de los múltiples problemas que surgieron a la puerta: no se veía el nombre del usuario en la impresión, según la configuración de la impresora aparecía o no el nombre de Sesiones Myspace… y a esto hay que añadir que se exigía un DNI, algo que no se había avisado con anterioridad. Conclusión: mucha gente (yo incluido) acabamos en el locutorio de turno volvieno a imprimir nuestro perfil para poder acceder a la sala.

Es lógico que puesto que el concierto es gratis, Myspace solicite estar en el Top Friends de los invitados, pero creo que hoy hay muchas posibilidades más efectivas y por supuesto más ecológicas de controlar el acceso: sms, por ejemplo.

Si a esto le sumo que esta semana he estado dando de alta el peril de Areia Chill Out en Myspace, con muchos problemas desde el mismo registro al diseño y sobre todo a la carga de música, digamos que no ha sido ésta precisamente mi semana Myspace.

Y sin embargo ver a Miranda en directo ha merecido la pena y no me queda otro remedio que dar las gracias a Myspace por la iniciativa y dejaros con el vídeo de su temazo “Mentía“.

¡Feliz fin de semana!

debates en linkedin y cenas llenas de ideas

Vaya semanita, ¡Y nos la queríamos perder! Ha habido de todo, tanto que desde el lunes estoy intentando sacar quince minutos para actualizar el blog con diversos temas que me apetecía comentar, pero al final me veo como otras veces, aprovechando las últimas horas del domingo para dar salida a los hitos y reflexiones semanales.

Procuraré no extenderme demasiado y empezaré por el lunes, pues recién llegado de Berlín me fui de inmediato a Olé Lola a hacer de anfitrión de una cena muy especial. La asociación Las Ideas había elegido el local para celebrar una distendida cena que contó con una veintena de los integrantes de esta asociación, en la que figuran personalidades tan señaladas como Eduardo Punset, David Cierco o Joaquín Leguina.

lasideas

A la cena además asistieron algunos amigos y conocidos como César Calderón o Rosa Jiménez, de cuyos blogs y twitteos son seguidor, y otras personas a las que conocí durante el curso de Web 2.0 en la UCJC, como la senadora Fátima Ramírez o la periodista de RTVE Marta Pastor.

Vaya por delante que a tenor del contenido de los blogs de los integrantes de Las Ideas, me siento bastante próximo a sus principios y opiniones, sobre todo me identifico mucho con la visión progresista de la realidad, pues no vamos a negar que Las Ideas tiene un tinte izquierdista más o menos explícito según los casos y que es lógico y evidente si analizamos quiénes son los integrantes de la asociación, algunos incluso con cargos en el gobierno como David Cierco. Pero no falta tampoco el espíritu crítico ni el afán de proponer soluciones y dar respuestas.

Por todos estos motivos me siento orgulloso y contento de que hayan elegido uno de los locales de Grupo Moby Dick para este encuentro, que espero se repita más veces.

Otro hito de la semana ha sido el empuje que ha tomado Ciudadano Apestado, mi grupo de protesta contra la suciedad en el centro de Madrid, a raíz de una entrevista que me han realizado para el periódico online local Somos Malasaña. Parece ser que les llegó la noticia de este grupo a través de ACIBU, la asociación de vecinos de la zona de Universidad, con quien contacté hace unas semanas, y dado que el tema de la limpieza es recurrente en la redacción de este joven soporte (por petición de los propios lectores), decidieron ponerse en contacto conmigo para departir sobre tema y que así sus páginas sirvieran de trampolín para la protesta. Protesta que estoy dispuesto a llevar hasta las últimas consecuencias, pues estoy convencido de que el Ayuntamiento sólo saldrá de su ensimismamiento olímpico cuando la protesta se generalice, se amplíe, llegue a medios más masivos y acabe dañando la imagen del Ayuntamiento. Desgraciadamente creo que es lo único que les puede hacer reaccionar: la imagen.

Fotografía que ilustró el artículo en Somos Malasaña

Fotografía que ilustró el artículo en Somos Malasaña

Por el momento preparo una serie fotográfica de Papeleras Repletas y otra de Contenedores Desbordados, que estará próximamente en Facebook. Así que doy las gracias a Somos Malasaña por hacerse eco. Además es un medio de comunicación que sin ánimo de peloteo recomiendo y que está muy bien hecho, muy útil y muy interesante.

Otro tema que me ha tenido bastante entretenido esta semana ha sido un interesante debate iniciado en Linkedin por el siempre brillante y agudo Juan Sánchez, y que llevaba por título ¿Tendría que ver la Publicidad actual más con Publicity o Advertising?

El debate, por resumir, se ha centrado en si hoy en día es más efectivo invertir en Publicity (entendida como RRPP) o en Publicidad, dado el profundo cambio que estamos viviendo en el modelo de consumo de medios y de acceso y compartición de la información. En este sentido, Juan defiende que dado que hoy en día lo interesante es hacer que tu producto (o marca) se convierta en noticia, es más inteligente hacerlo con Publicity, pues la Publicidad como la hemos entendido hasta ahora, se muestra cada vez menos efectiva y menos rentable.

Me parece un interesante debate, si bien no estoy del todo de acuerdo con Juan. En mi opinión, depende mucho de qué producto/marca/campaña estemos hablando, de qué objetivos de marketing y comunicación persigamos, de cuál sea nuestro target…

No dudo, y hay sobrados casos conocidos, que en ocasiones el éxito, alcance y notoriedad de una campaña puede venir más por su capacidad de haberse convertido en hecho noticioso, y que por tanto aparece en los medios sin necesidad de compra de espacios (el famoso Amo a Laura, ejemplo de viralidad y sobre todo de rentabilidad de la inversión), pero también es cierto que muchas veces las concesiones que hacen los medios son siempre en virtud de un eventual acuerdo para la compra de espacios, y también es cierto que en los últimos años han sido tantos los anunciantes que han tratado de tener su particular Amo a Laura, que los medios ya se saben la historia y filtran mucho más las iniciativas publicitarias dignas de convertirse en noticia.

En cualquier caso, tal y como planteaba yo en el debate abierto en Linkedin, si bien Publicidad y RRPP pueden compartir en ocasiones unos mismos objetivos, o incluso ser alternativas a un mismo briefing, en términos generales los objetivos que persiguen una y otra son de diferente alcance, estando los de la Publicidad muy vinculados al marketing y más relacionados con la reputación y la identidad e imagen de marca los de las Relaciones Públicas.

Por tanto, mi opinión es que todo depende de los objetivos que determinemos para una determinada acción o campaña, y desde luego, la eficacia vendrá dada por los resultados que se obtengan y en último caso por el ROI. ¿Es per se ineficaz una inversión de 3 millones de euros en una campaña publicitaria? Pues si consigo eliminar un stock y generar un retaorno de la inversión de 9 millones de euros, evidentemente no. Si consigo que mi marca alcance un objetivo de notoriedad del 90% y se posicione como la marca líder de su sector, pues probablemente tampoco. ¿Podría haberlo conseguido con Publicity y una inversión mucho menor? Pues probablemente no.

Pero si mi objetivo era por ejemplo dar a conocer mi marca o producto entre un segmento muy determinado de población, pues probablemente habré desperdiciado muchos impactos y casi total seguridad una buena campaña de RRPP podría haber logrado llegar a ese nicho con una inversión menor.

En definitiva, creo que sea cual sea el caso, es del todo necesario establecer un mix de comunicación desde una perspectiva integradora (sí, ese 360º tan de moda desde hace unos años, pero tan necesario), que analice profundamente el mercado, el target y el resto de variables, y optimice la inversión en pro de los objetivos establecidos. Si es necesario con Publicidad, con Publicidad. Si conviene más con RRPP, con RRPP. Y seguramente, en casi todos los casos, con las dos.

Y ese debate me ha llevado a pensar en el papel que la comunicación 2.0 juega en todo esto, y en cómo debemos interpretarla y acometerla. ¿Es otra herramienta más del marketing, como puede ser el marketing directo o los eventos? ¿Es un tipo de publicidad online? Y yendo más allá, ¿es necesaria en toda estrategia de comunicación? Hoy en día parece que así es, no hay lanzamiento de campaña que no cuente con su reflejo en la web 2.0. Parece que si el spot no está en Youtube, o la promoción no se vehicula a través de Facebook, no va a ser una campaña de éxito.

Creo que aún queda mucho camino por recorrer y que el auge que en estos días vive la web 2.0 hace que sea difícil contestar a estas preguntas con la perspectiva y distanciamiento necesarios.

Mi opinión, a día de hoy, es que la comunicación 2.0 en el ámbito empresarial, trasciende su papel de herramienta al servicio del marketing, su alcance es superior. La web 2.0 se está revelando como una magnífica vía de comunicación e información entre una empresa y sus diferentes públicos, y en este sentido, su utilidad encuentra su máxima expresión desde las Relaciones Públicas.

No en vano, cuando delimité las responsabilidades que mi puesto de Responsable de Social Media conllevaba, enseguida reparé en el casi total solapamiento con el puesto de Relaciones Públicas entendido en el más amplio y académico de los modos. ¿Acaso no son propios e inherentes a este cargo cometidos como:

– Dialogar
– Escuchar
– Establecer relaciones
– Reputar
– Observar
– Dinamizar

– etc…?

Son funciones o puestos similares, en gran medida coincidentes, solo que ahora los escenarios han cambiado y los modos de interrelación persona-persona y persona-empresa están cambiando profundamente.

Con ello no quiero decir que Facebook, o Twitter no puedan ser valiosas plataformas para implementar una acción comercial o para desarrollar una campaña publicitaria, claro que lo son y cada día tenemos buenos ejemplos de ello. Pero el error estaría en no explotar todo su alcance y quedarse sólo en una concepción de la comunicación 2.0 como una herramienta más al alcance del marketing.

Además, en el entorno 2.0 tiene unos peculiares lenguajes, reglas y códigos que hay que entender y respetar para no causar rechazo, y precisamente en este punto es donde en mi opinión, radica el éxito de las estrategias y acciones comerciales que se canalicen a través de redes sociales y otros recursos 2.0.

En su día, en los albores de la web 1.0, ya se cometieron numerosos errores al traducir directamente la comunicación offline a la web, sin entender que estábamos en un entorno diverso que requería de mayor brevedad, inmediatez, dinamismo… que no valía con hacer un banner a partir de una gráfica para revistas (que es lo que se hacía la mayor parte de las veces y aún se hace), que lo que funciona en TV no tiene por qué funcionar en Internet, que la web requiere de un trato diferencial porque el consumo es diferente…

Pues ahora estamos en el punto de la web 2.0 en que el éxito lo alcanzarán antes quienes antes entiendan el nuevo modelo que rige este entorno.

Para acabar El País Semanal se rinde homenaje así mismo con un reportaje en el que aparecen muchas celebridades patrias, y propone a los lectores que se hagan su propia portada y después la compartan vía Facebook, Twitter o email. A juzgar por lo que estoy tardando en hacer la mía propia, que os  dejo aquí para terminar este post.

Ciudadano Apestado portada de El País Semanal

Ciudadano Apestado portada de El País Semanal

¡¡Feliz semana a todos!!

PS – Me acaban de anular una importante y deseada reunión que tenía mañana con los gerentes de cada uno de los locales que conforman Grupo Moby Dick. Me resulta especialmente interesante empezar a trabajar mano a mano con ellos, pues si la implementación de las líneas estratégicas de la comunicación 2.0 las he de consensuar con Marketing y Comercial, la puesta en marcha de acciones tácticas dependen de ellos. Habrá que esperar.

Bloggy Day!!

Pues pese a que he estado todo el día pensando en actualizar el blog, más que nada por ser el Día del Bloguero, al final se me ha echado el tiempo encima y no se me ha pasado por los pelos. Estoy escribiendo a las 23:17, menos de 45 minutos para que acabe este día tan especial.

Y como ya no es hora de reflexiones profundas, pues haré lo que tantos blogueros han hecho hoy, que es referir algunos de sus blogs favoritos.

Yo, según mi agregador de feeds, sigo de manera regular unos 20 blogs de todo tipo: profesionales, sectoriales, de ocio, de música… más luego tengo en marcadores unos 20 más que no leo con tanta asiduidad.

Desde que surgió el fenómeno de los blogs, siempre me ha parecido (su lectura) una actividad adictictiva y muy entretenida. Hoy en día, además de entretenida la encuetro básica para actualizar conocimiento y estar al día de todo lo que acontece en mi entorno profesional. Es por ello que suelo empezar el día atento a los feeds de estos blogs y leyendo los posts que me resultan más interesantes.

Así mismo, en la etapa de planificación de trabajo en la que me encuentro sumido en estos momentos (sumido hasta el tuétano diría), la blogosfera se posiciona cada vez más como un escenario imprescindible para la consecución de objetivos. Tanto el lanzamiento de un blog corporativo como el contacto con bloggers son dos puntos fundamentales de la estrategia de comunicación 2.0 que en estos momentos ultimo para Grupo Moby.

Además, en cuanto tenga  un momento proyecto valerme de la blogosfera para seguir dando guerra con Ciudadano Apestado, mi cruzada particular contra la suciedad que invade el centro de Madrid, cruzada que ya empieza a generar ruido más allá de mi círculo más o menos cercano (gracias sobre todo a mi irrupción en la página del PP de Madrid).

Y como se trata de blogs, hete aquí 4 recomendaciones en cuestión de bitácoras:

JeNeSaisPop

Como no podía ser de otro modo, emplazo en el primer puesto a JNSP, mi blog musical de referencia (si bien también el cine o la TV tiene cabida). Además de ser amigos varios de los redactores, es mi fuente de conocimiento en lo que a tendencias musicales se refiere, me ha deparado muchas alegrías, risas y buenos ratos, y además me jacto de haber sido un comentarista activo y jugoso (últimamente no tanto).

Srta Honeychurch

El blog de mi amiga Marta, con una prosa cai poética que te contagia y te hace partícipe de sus vivencias de una manera delicada, como ella misma. Un blog escrito como válvula de escape y un tanto intimista con el que disfruto mucho.

Alaska & Mario

El blog epistolar de Alaska y su marido Mario Vaquerizo en el que se cuentan la vida propia y ajena, hablan de la actualidad, de moda, de música, de restaurantes. La verdad es que a veces resulta un poco insulso y otras veces un poco pretencioso, com0 escrito para justificar lo modernos que son. Pero siemnpre he sido fan fatal de Olvido y me gusta su estilo de contar las cosas. La pena es que el blog no tiene RSS y además está alojado en Libertad Digital (esa extraña relación Losantos-Gara que a tantos nos tiene ojopláticos).

Blog y Medio

Otro blog de otro buen amigo, en este caso Ion Antolín, del que ya he hablado en otras ocasiones, con quien tuve el placer de trabajar el año pasado y que ha dado la vuelta a la comunicación en la Universidad Camilo José Cela. Y muy bien dada, además. En su blog reflexiona sobre diferentes temas de actualidad y profesionales, con un punto de vista con el que me suelo identificar.

Como veréis he optado por no mencionar los blogs a los que hago referencia habitualmente, como Pasión por el Marketing, el blog de Loretahur o el blog de Octavio Rojas… pero precisamente por eso mismo, porque ya bastante hablo de ellos y hoy tocaba dejar espacio para otro tipo de bitácoras.

Y aunque ya no están vigentes, no puedo dejar de acordarme en un día como hoy de blogs como Rainbow Warrior, Pero qué público más tonto tengo o Supervago, que fueron de los primeros blogs a los que estuve “enganchado” hace ya unos cuantos años. Ni por supuesto de mi antiguo blog, que tantas visitas llegó a recibir, que mantuve activo desde 2004 hasta 2008, y que sin embargo no voy a mencionar.

Blogueros y lectores de blogs: ¡¡felicidades!!