seguimos mirando al pajarito

En los últimos días he intensificado la búsqueda de ejemplos y recursos de Twitter que me permitan mejorar la presencia de mi empresa y mis marcas en la web 2.0.

Por un lado, ya llevo un tiempo utilizando Twitpic para subir fotos y también Splitweet, una herramienta que permite utilizar múltiples cuentas de Twitter al mismo tiempo sin tener que entrar y salir continuamente. Algo que me ha resultado muy útil y lo será aún más si finalmente abro más cuentas, tal y como preveo.

Por otro lado, también es interesante y he leído el manual Twitter 101, que arroja luz sobre el uso corporativo de esta red, y que tiene varios casos prácticos muy interesantes. Quizás he echado en falta que diese más tips sobre cómo captar followers que estén realmente  interesados en tu marca.

twitter101

Yo sigo con el rastreo de Twitter a partir de ciertos términos como “bar centro Madrid”, “tapas Madrid”, “restaurante centro Madrid”, etc, más por supuesto el rastro de los nombres de mis marcas, que me permite contactar con gente interesada en un momento puntual en los servicios que ofrezco, pero que no tiene por qué ser cliente potencial. Queda el consuelo de estar creando reputación si ese twittero resulta no ser target.

Como ahora mismo me encuentro en plena fase de desarrollo de la estrategia de comunicación 2.0 del grupo, en sucesivos post iré contando cómo enfoco el uso de Twitter y sobre todo qué acciones emprenderé para captar followers.

Precisamente la noticia 2.0 del día es la compra de FriendFeed por parte de Facebook, operación que parece se ha gestado tras el frustrado intento de compra de Twitter. Todo parece indicar que Facebook trata de Twittearse para competir con esta red tan en auge y que hoy por hoy parece que tiene un horizonte mucho más halagüeño que Facebook.  Sobre todo en lo que se refiere a usos que exceden lo meramente personal: empresarial, educativo, político, promocional…

Enrique Dans, gran twittero y bloguero, como es propio en él, cuenta muy bien los términos de esta operación en su blog.

Aprovecho para hacerme eco de la primera novela escrita y publicada íntegramente en Twitter: The French Revolution, de Matt Stewart. Por el momento no tengo ninguna intención de leerla, en ese sentido sigo siendo de los que disfrutan con el libro en la piscina, en el tren, en el sofá… y hoy por hoy no creo que leer una novela de 140 en 140 caracteres pueda tener ningún atractivo. No obstante, interesante iniciativa marketiniana.

El pajarito sigue omnipresente en nuestras vidas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s