lecturas dominicales

Domingo piscinero. Sol y lectura, dos de las cosas que más me gustan. Pero antes de sumergirme en la novela que me tiene atrapado – Los Años con Laura Díaz de Carlos Fuentes (México, qué recuerdos) – lectura a fondo de El País.

En él un artículo muy interesante sobre el auge del Cloud Computing y del uso de los recursos online, lo que sin duda tiene que hacer reinventarse a Microsoft, sobre todo ante el advenimiento del ya celebérrimo Google Chrome.

Por mi parte, soy de esos usuarios que no confían todo y del todo en la nube mágica, y sigo con mis back-ups en disco duro externo: la conectividad permanente es aún un poco quimérica (lo he comprobado este verano en Cádiz) y me quedo más tranquilo si de momento sigo disponiendo de recursos y herramientas offline instalados en mi pc, y datos y archivos almacenados en disco duro bajo mi vigilancia.

Y sin embargo no puedo sino ver la nube como algo muy positivo y con un gran potencial. El futuro, en definitiva.

También en El País leo una entrevista con Lorenzo Milá, a quien admiro profundamente. Se muestra contrario a la supresión total de la publicidad en el Ente Público, y se decanta partidario de haberla reducido al 50%.

Tengo que leerme a fondo el proyecto de ley para saber el alcance de esta medida y poder forjarme una idea, pues aunque a priori me parece una medida acertada, no sé cómo va a afectar a la calidad y compeitividad de TVE en el contexto televisivo, en el que en estos momentos goza de un dulce momento (en lo que a share se refiere).

En cualquier caso, estamos en un momento en que la publicidad televisiva, y general toda la publicidad en grandes medios, la que tradicionalmente hemos denominado Above-th-Line, debe reinventarse (como Microsoft) si quiere seguir siendo una herramienta útil y eficaz al servicio del Marketing, una de sus famosas 4 P’s.

La aparición de la TDT, el auge de las plataformas digitales, de los canales temáticos, de la TV por internet, el descenso del consumo televisivo en los más jóvenes en beneficio del consumo ded internet, las descargas de películas, el auge de los vídeojuegos… poco a poco se dibuja un escenario poco propicio para los canales de TV generalistas y masivos.

El GRP murió hace tiempo, pero es que también se muere el spot tal y como lo habíamos entendido hasta ahora, y muere porque en su concepción original carece hoy de todo sentido, supone un desperdicio de impactos, no logra notoriedad perdido en bloques publicitarios eternos, no tiene poder de prescripción, necesitan de ingentes invesiones para alcanzar un índice de recuerdo tolerable…

Y es que el Cuponazo, Si no hay Casera nos vamos, Dónde está Curro… siguen siendo campañas que ocupan los primeros puestos del Top of Mind colectivo, pese a que tienen más de 15 años, pero pertenecen a la edad de oro de la publicidad televisiva.

El reto para agencias y anunciantes es muy grande, pero de lo que no cabe duda es de que asistiremos en breve a profundos en el modelo publicitario televisivo, tanto a nivel creativo, como de planificación, de contratación, y hasta de consumo por parte del espectador.

Mañana lunes, con mucho trabajo por delante pese a ser agosto.

PS  – Y precisamente según termino de leer esto, encuentro este post en el blog Pasion por el Marketing, que versa precisamente sobre el profundo cambio de patrón en el consumo de medios. De TBWA Berlín. Realmente bueno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s