fiesta heineken en el matadero

Anoche tuve la suerte de ser invitado a una fiesta organizada por Heineken en el Matadero de Arganzuela para presentar su cerveza extra-fría (extra cold beer). Tanto por trabajo como por otras circunstancias he acudido a unos cuantos eventos en mi vida. De todo tipo y condición, en toda clase de recintos y épocas del año, tanto comerciales como institucionales. Y sobre el evento de ayer, sólo puedo decir que fue, bajo mi punto de vista, un rotundo éxito en todos los sentidos.

El recinto: me encanta el Matadero, desde siempre, es un espacio enorme, polivalente y con un potencial inagotable. La estética post-industrial, un tanto fría, permite sin embargo muchas posibilidades a la hora de atrezzar y decorar el espacio. Está bastante céntrico y bien comunicado. Además tiene tanto zona al aire libre como indoor (se utilizaron ambas zonas).

La organización: en todo momento se tenía la impresión de que todo funcionaba sobre ruedas, sin improvisaciones, sin chapuzas de última hora, algo que suele ser muy frecuente en estos eventos.

El concepto: la fiesta servía para dar a conocer la, según Heineken, cerveza más fría del planeta, y por ello todo el personal (azafatas, gogos, personal de organización) vestían blanco polar. Además se instalaron en el patio dos igloos, uno para la DJ que amenizó la zona de terraza y otro muy grande que sirvió de vestíbulo para la atracción principal del evento: un bar de hielo, a unos -9 º al que se pasaba en grupos de unas 8 personas y donde se degustaba una cerveza. Para ello había que entrar con plumas y gorro de explorador de la Antártida, muy futurista e interesante.

La decoración: ya he mencionado el tema de los igloos. Además se había instalado una zona chill out muy agradable, todo de un blanco inmaculado, con mesas y butacas bajas. En la zona interior, que es la cafetería que hay antes del teatro, no habían hecho nada especial, pues ya de por sí el espacio es muy atractivo sin necesidad de hacer nada. Había bastante presencia de marca sin caer en horteradas ni saturar.

El catering: un gran acierto, de la empresa Bokado. Un sinfín de platos diferentes y bastante creativos, servidos por camareros y camareras simpatiquísimos y sin codazos ni empujones para disputarse un canapé, como pasa en muchos eventos. Me llamó la atención especialmente el surtido de miniensaladas, la mousse de Nocilla, el bacalao con ajoarriero, lasa minitortillas de patata (preparadas en el acto y a la vista en minisartenes), las minihamburguesas de pavo, etc. También te ofrecían nitro-cócteles, que eran una especie de sorbetes hecho con nitrógeno líquido muy frío. Todo un experimento. Y por descontado, como no podía ser de otro modo, cerveza a troche y moche, tanto de grifo como en botella, muy fría y bien servida. Yo, que soy muy fan de la cerveza fría, no podía ser más feliz.

El público: otro gran acierto, pues consiguieron un público bastante heterogéneo, en el que estaban perfectamente mezclados chicos y chicas supermodernos y supertendencia, con chicos y chicas muy guapos, pero más pijillos. Según me contaron, los organizadores recorrieron una serie de locales de la noche madrileña y fueron seleccionando e invitando a aquellos que les parecían que podían aportar imagen y look al evento. Y lo hicieron muy bien. De hecho pese a ser una fiesta dirigida principalmente a hostelería, no estaba muy presente el target comercial.

Celebrities: éste quizá fue un punto flojo, pues habían instalado un enorme photocall a la entrada, pero en realidad no vi muchas caras conocidas, un par de actores jóvenes como Eloy Azorín y poco más.

Azafatas/Gogos: muy guapas, muy simpáticas, muy resolutivas en la gestión de las visitas al bar dy hielo, muy bien vestidas y peinadas y con mucha imagen.

Música: otro punto fuerte de la noche. Una DJ amenizó la zona chill.out con música house comercial irreprochable, y dentro, como gran estrella invitada, Felix Da Housecat, un mega-DJ que cobra sólo en honorarios 5.000 €/hora. Un dineral que no parece tanto cuando le ves en acción, pues el musicón que pinchó hizo bailar a todo el mundo sin parar hasta que el evento concluyó sobre las 02:00 AM, pese a que todo el mundo en la sala le pedía que siguiera pinchando. Impresionante.

Felix Da Housecat en plena acción

Felix Da Housecat en plena acción

Repercusión: pues eso es lo que tenemos que ver ahora, qué repercusión va a obtener un evento tan bien organizado y ejecutado. De momento sé que la sesión de Felix Da Housecat fue retransmitida en directo en myspace. (no íbamos a irnos sin el toque2.0).
En definitiva, un sobresaliente para Heineken y para la agencia de eventos ( no he conseguido aún saber qué agencia lo organizó) por haber conseguido un festón un día tan complicado como un lunes, con una gestión óptima de la imagen de marca y, estoy convenido, un buen rédito comercial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s